¿La Espada de Damocles sobre las mipymes cubanas?

Autor: M.Sc. Miguel Hernández Fernández

Los emprendedores cuando se aventuran a crear una empresa llevan su dosis de riesgo implícito pero es propio de su actitud como forma de vida, ponen su creatividad e innovación para sortear obstáculos y seguir adelante a pesar de las adversidades. Los cubanos y cubanas que emprenden no están en un escenario nada fácil pero tampoco imposible.

El pasado 30 de mayo se celebró una reunión en el teatro del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), donde el propio organismo convocó a socios y representantes de mipymes cubanas de la actividad de manufactura de diferentes territorios. Asistieron, además, varios organismos interrelacionados con las mipymes. La reunión estuvo presidida por Alejandro Gil, Ministro de Economía y Planificación.

Johana Odriozola, viceministra del MEP, hizo la presentación de la reunión donde informó que ese fue el segundo encuentro que se realizaba, pues en abril se reunieron con los productores de alimentos. Participaron 51 sociedades de responsabilidad limitada (llamadas erróneamente mipymes) y 2 cooperativas no agropecuarias de diferentes territorios. Hasta ese momento, existían “753 empresas de manufacturas de las 3563 empresas aprobadas, representando el 21% del total”, según compartió Odriozola. Se destacan Mayabeque, Villa Clara, Sancti Spíritus, Camagüey y Las Tunas como las provincias que más empresas de manufacturas poseen del total de aprobadas.

Dentro de los aspectos positivos, Odriozola dijo que estaba el aporte a la generación de empleos, digitalización del proceso de solicitud, la definición del marco jurídico, y la existencia de canales de comunicación. Mientras que las principales dificultades existentes son la compra de divisas, el arrendamiento de locales, actualizar procedimientos y mecanismos para la colaboración internacional e inversión extranjera (están diseñados para las empresas estatales socialistas), negación de empresas estatales a contratar con nuevos actores económicos, acceso a financiamiento bancario, agilizar el proceso de importación, modificación de procedimientos y mecanismos a los nuevos actores, y necesidad de capacitación (en distintos temas). Los retos identificados son: medir el real impacto en la economía, eliminar las trabas, recortas términos y trámites, diseño de espacios de mercado, y trabajar para el diseño de políticas públicas (inserción internacional, empleo femenino, jóvenes y responsabilidad social).

El objetivo de la reunión fue para escuchar las quejas y nuevos problemas que tienen los emprendedores asistentes. Al menos en Camagüey, nunca se supo para qué se citaba. ¿Por qué no se hizo esta reunión por videoconferencia? Así, no se hubiera hecho muchos gastos innecesarios de TIEMPO, transporte, alimentación, hospedaje y la odisea para comprar combustible.

Al pasar la oportunidad a los emprendedores para expresar sus quejas e inquietudes, pienso que muchos pecaron de ingenuos y reconocieron de manera sincera varios posibles delitos. Algunas de las propuestas y comentarios fueron las siguientes:

  • La ONAT permita el reconocimiento del gasto de compra de divisa (en el mercado negro) por la diferencia entre la tasa oficial y la tasa informal.
  • “Exonerar a los emprendedores del delito de compra ilegal de divisas (pues muchas mipymes están funcionando con divisa comprada en el mercado negro).”
  • “Permitir la importación y exportación directa sin tener que acudir a una intermediaria cubana que recogen los mangos maduros de la mata, pues ponen precios exorbitantes y ganan sin hacer casi nada.”
  • “Orientaron que se debía generar moneda libremente convertible (MLC), ahora que la empresa tiene disponibilidad, el proveedor extranjero quiere el USD pues con el MLC no le sirve. ¿Por qué no se permite hacer pagos directos a los proveedores extranjeros? Para no tener que viajar varias personas con los dólares en efectivo y pagar al proveedor en otro país.”
  • “¿Por qué se demoran el mismo tiempo la importación en plaza que las mercancías compradas en el exterior?”
  • “Ante la demora de las empresas estatales intermediarias para hacer la importación y el requerimiento del proveedor extranjero del USD en efectivo. Para hacer la importación se le tiene que dar el dinero en efectivo a un pariente en el exterior para que transfiera y compre el contenedor al proveedor en el exterior.”
  • “Me propusieron arrendar un vehículo de transporte que estaba montado en burro, no tenía gomas ni batería, y costo del arrendamiento es significativo.”
  • “En Santiago de Cuba no quieren arrendar los atelieres, tienen máquinas buenas, pero no se produce y los locales se están deteriorando.”
  • “Llamar a las empresas por su nombre, no son mipymes, son sociedades de responsabilidad limitada”.
  • “Valorar la selectividad para el esquema de compra de divisas.”

Luego de este espacio de debate de más problemas y quejas. Solo la representante del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (Mincex) comentó que había tomado notas de las intervenciones y que se está revisando la Resolución 315, relacionada con el proceso de importación y exportación. El resto de los funcionarios (llamados servidores públicos) no dijeron ni esta boca es mía, ni simpatía, mucho menos empatía con los problemas, ni pensar de posibles soluciones.

La conclusión la hizo Alejandro Gil, Ministro de Economía y Planificación, que expresó “tenemos estos problemas porque existen las mipymes, si no se hubieran autorizado y esperado a que la situación mejorara, no tendríamos estos problemas.” Se sigue trabajando en el diseño del mecanismo cambiario de compra de divisas.

Muchas ilusiones con la reunión, para terminar decepcionado. Aún no entiendo el secretismo sobre la temática ni los resultados de la misma, porque para los emprendedores solo fue desahogarse de los males que aquejan a sus empresas con un futuro incierto, teniendo sobre cada uno la Espada de Damocles.

4 comentarios en “¿La Espada de Damocles sobre las mipymes cubanas?”

  1. Malcom Calvo Llorella

    Con esto que comentas, muy preciso, se evidencia aún más el “desatino” estructural entre la macroeconomía y el funcionamiento de la in soluciones concretas a estas problemáticas en el funcionamiento de la actividad empresarial no se llega más allá de las “pretensiones” de dinamizar la economía…así ni la empresa estatal “monolítica” ni las sociedades de responsabilidad limitada.

Responder a Darién García Linsuaín Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *