Mipymes en Cuba, la experiencia de un empresario matancero

Yulexis Querol es matancero, nos conocemos desde los años de preuniversitario en el IPVCE Carlos Marx. Podría decir que luego nos “desvinculamos”, cuando yo matriculé Periodismo en la Universidad de La Habana y él se quedó estudiando Ingeniería Mecánica en la Casa de Altos Estudios de nuestra tierra natal. Sin embargo, el vínculo que se crea en la Vocacional es, prácticamente, irrompible, y media vida después, aquí estamos, periodista y empresario, conversando sobre su más reciente apuesta profesional: la Mipyme Enernova.

—¿De qué va esta iniciativa?

—Bueno, la Mipyme se llama Enernova SRL y, básicamente, nos dedicaremos al reciclaje de materiales no ferrosos y residuos orgánicos; la producción de abono orgánico y biogás; producir y comercializar materiales a partir de desechos reciclados, y la producción de mobiliario e infraestructuras con materiales reciclados.

«Está constituida por cinco socios, y debemos llegar a tener un total de 90 ocupados, por lo que entramos en la categoría de mediana empresa».

—¿Por qué apostar por un emprendimiento en Cuba en momentos en que algunos aseguran que la única opción para la juventud es abandonar el país?

—Por una sencilla razón: aquí nací, aquí vivo, aquí me convertí en el profesional que soy hoy, y es aquí donde esos conocimientos deben ser aprovechados en función del desarrollo del país y el bienestar de mi familia.

—¿Qué los motivó hacia esta actividad específica?

—La principal motivación ha sido ver cómo un volumen considerable de materiales recuperables va a parar a la basura sin una gestión adecuada. De ahí que nuestro objeto social esté encaminado a la recuperación de los materiales no ferrosos contenidos en los residuos sólidos urbanos, el reciclaje de los residuos orgánicos y los neumáticos fuera de uso.

«También nos motiva el poder convertir estos materiales en nuevos productos y dar una nueva vida a lo que hoy desechamos sin tener en cuenta el alto potencial de materias primas que contiene».

—¿Cuánto creen que puede aportar esta Mipyme a la comunidad y a la sociedad en general?

—El principal aporte de nuestra empresa será el fomento de la cultura del reciclaje en la población. Unido a esto, buscaremos mejorar los procesos de recolección de los residuos urbanos, lo cual permitirá aumentar la disponibilidad de materias primas para otros procesos industriales y, a su vez, disminuir el volumen de residuos depositados en los vertederos. También buscamos generar empleos, sobre todo para jóvenes y mujeres, y fomentar la innovación en materia de reciclaje.

—¿Tienen ya alguna experiencia o resultado concreto que me puedas contar?

—Aún no tenemos ningún resultado, pues estamos inmersos en el proceso de constitución, pero ya hemos estado trabajando en la concreción de dos proyectos: uno que vamos a realizar con la Universidad de Matanzas y otro en el municipio de Calimete. Igualmente, estamos preparando una campaña de bien público a la que llamaremos «Cero residuos», con la cual pretendemos llevar la cultura del reciclaje a toda la población.

—Desde las vivencias que te dejó el proceso para constituir esta empresa, ¿qué le aconsejarías o cuál sería tu mensaje para otros emprendedores que se estén planteando la posibilidad de crear las suyas?

—Mi consejo sería que si tienen una idea de emprendimiento, sea cual sea, no duden en desarrollarla y presentarla. Creo que es esta una magnífica oportunidad de contribuir al desarrollo del país y mostrar todo el potencial y talento que tenemos los cubanos.

«Nuestra experiencia ha sido positiva, pues el proceso ha fluido muy bien y en todo momento hemos contado con un excelente trato de las personas que en cada paso nos han tenido que atender».

—Tú, que has vivido el proceso desde dentro, ¿qué expectativas tienes sobre el impacto que pueden tener las Mipymes en las economías locales y en la del país?

—Las expectativas son altas. La irrupción de las Mipymes, sin dudas, permitirá enriquecer el ecosistema económico de los territorios y el país, incrementará los encadenamientos productivos y reforzará la estrategia de desarrollo del país hasta el año 2030.

Tomado de https://cubasi.cu/es/noticia/mipymes-en-cuba-la-experiencia-de-un-empresario-matancero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.